Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer | Cultura | EL PAÍS